Seleccionar página

De “no prestar atención” al “síndrome de desatención” a las “atenciones pedagógicas” (*)

Perla Zemanovich(1). psicoanalista y docente

Padecimientos de época y resonancias escolares

08variacionesUna fila de niños espera recibir su “pastilla”, todos son compañeros del mismo curso. Ellos lo asumen como algo “natural” que forma parte de sus experiencias escolares. “Estáis muy tranquilos hoy, comenta el profesor. Es que tomamos la Ritalina(2), responden los niños a coro”. Se nombran a sí mismos con un “yo soy ADD”, rasgo con pretensión de identidad que espera capturar algo del “ser” y no así de un “modo de estar” de los niños en la escuela.
Se trata de un episodio de la serie animada “South Park”(3) que apela a la ironía para presentar una mirada crítica sobre la práctica difundida de diagnosticar por ADD a jóvenes y niños cada vez más pequeños.
Importa advertir que el tratamiento irónico de una situación cotidiana que se desarrolla en el escenario escolar, en una serie televisiva, refleja la necesidad de reconocerlo como un problema y el riesgo de su naturalización, al tiempo que puede ser una señal de su expansión, agrego, alarmante. Estudios realizados ya en el año 2002 alertan sobre el hecho de que 4 de cada 20 niños son medicados con Ritalina en escuelas de Buenos Aires, Santiago de Chile, San Pablo, Río de Janeiro y Porto Alegre.(4)
La escuela requiere interpelarse en su posición ética cuando prácticas que no son inocuas para la salud física y la afectación subjetiva de niños y jóvenes se expanden en el cotidiano escolar. El nombrarlos con una sigla como ADD conlleva el riesgo de devenir en un estigma del cual es difícil desprenderse, afianzando al sujeto en una posición que podría haber sido pasajera y que lejos de ayudar compromete su relación con el aprendizaje. Asimismo, son dudosos los efectos que podría producir la administración frecuente de medicación a edades cada vez más tempranas(5).
Resulta necesario desentrañar cuáles son las operaciones que hacen florecer y expandir prácticas que si bien no son exclusivas del ámbito escolar, son acogidas muchas veces de manera acrítica por parte de docentes, psicólogos o funcionarios. Analizar los resortes que las hacen posibles permitirá encontrar otros modos de afrontar los problemas a los que estas prácticas vendrían a dar respuesta.

De padecimientos individuales a responsabilidades escolares

Estaríamos ante una operación que a través de la apelación a una categoría segregatoria que clasifica a niños, niñas y jóvenes (“los que son ADD”, “los que toman la pastilla”) se constituye como una dolencia sólo individual allí donde hay un problema que es de orden social e institucional. Da cuenta de ello el hecho de que en la conformación del problema confluyen factores que expresan los modos de producción de subjetividades en esta época, tarea de la cual la escuela también participa. Las respuestas que dan diferentes sectores de la sociedad y el mercado también aportan a su construcción.
Uno de esos factores intervinientes es el modo de afrontar el “imposible”(6) que toda educación conlleva, que es estructural en tanto siempre hay algo que se sustrae en la tarea de encauzar, a través de la cultura, lo pulsional que habita en cada sujeto.Las desatenciones o distracciones, fugas hacia otros mundos imaginarios, deseados o padecidos, son una de las formas en que siempre se expresó ese imposible. Es una modalidad que encuentra el sujeto para no dejarse atrapar totalmente por la escena a la cual el agente de la educación lo convoca. Su expresión escolar fue históricamente el no “prestar atención”, o el popularmente llamado estar en “la luna de Valencia”(7).
Cada época buscó sus modos de lidiar con ese imposible. Cabe entonces interrogar las razones que hacen difícil afrontar hoy esa tarea en las escuelas, convirtiéndolas en un terreno fértil para el despliegue de prácticas que, a mi entender, son contrarias al cuidado educativo.
Estas prácticas son intentos fallidos de dar respuesta a las dificultades actuales para constituir una escena escolar en la que se produzcan transmisiones logradas, que requieren necesariamente de un “intercambio de atenciones”.
Identificar los factores que estarían abonando el terreno en el que se asientan tales respuestas fallidas, nos puede ayudar a balizar el camino a la hora de pensar modos alternativos para afrontar estas dificultades.
Los adultos al hallarse muy ocupados y atentos a sus propias fragilidades devenidas muchas veces de las circunstancias socioculturales en las que desarrollan su labor, corren el riesgo de anteponerlas a las de los niños o jóvenes que tienen a su cargo, contribuyendo de este modo a diluir esa asimetría necesaria que toda relación pedagógica requiere.(8)
Los modos en que se tramitan los avatares por los que transcurren hoy las infancias y las adolescencias en contextos diversos, muchas veces adversos y contrastantes con las representaciones de lo que es o debiera ser un niño o un joven escolarizado, pueden llevar a posiciones nostálgicas que atentan contra la posibilidad de atender, aceptar y reconocer al niño o al joven a quien se está educando.
La labilidad en las relaciones que mantienen los sujetos, tanto adultos como niños, con sus semejantes y con los objetos, tiene sus efectos en los vínculos intergeneracionales. Los mismos se expresan en las dificultades para establecer montajes filiatorios que aseguren a las nuevas generaciones su inscripción en una genealogía singular, así como en una trama jurídica, cultural y social.
Los cambios en los modos de percibir y asumir la ley y la palabra, el debilitamiento de las investiduras que sostienen las autoridades sociales, el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, la fragmentación y las desigualdades sociales y educativas impactan en la eficacia de algunos dispositivos escolares clásicos para atender a la educación de las nuevas generaciones. Figuran entre ellos la graduación según edades, los tiempos fijos, los saberes fosilizados, los desacoples con los diversos modos en que las familias regulan sus relaciones íntimas y el lugar que tiene la escuela para las mismas en sus expectativas vitales, así como las maneras de establecer límites y sanciones.
Podemos pensar entonces que la profusión de diagnósticos y la administración de medicamentos pretenderían reparar los desamarres que acabamos de describir.
Se trata de una estrategia que puede estar al servicio de enmascarar las dificultades que tiene la sociedad encarnada en los adultos que hacen la escuela, para brindar atenciones pedagógicas adecuadas a estos tiempos. Cuando el discurso de la época que toma su forma en este territorio pretende ser desmentido, retorna sobre los niños diagnosticados y los adultos desesperados por encontrar una solución por fuera de sus propias herramientas, que son pedagógicas.

La escena escolar desbordada

Entender que se trata de uno de los indicios que dan cuenta del desborde de la escena escolar en el contexto actual, nos interpela a producir otra operación que va de la exclusiva atribución del problema al sujeto que lo padece, hacia el discurso que lo constituye, reorientando las responsabilidades y las posibilidades también hacia las instituciones.
La escuela moderna, en su constitución histórica tuvo entre sus cualidades fundamentales delimitar claramente sus bordes. La función otorgada por el Estado y su proyecto político, los edificios, las disciplinas, las alianzas con las familias, la preocupación por capturar la segura atención de los alumnos, son algunos de los indicios que así lo atestiguan.
Herbart(9), allá por el siglo XIX, en “Bosquejo para un curso de Pedagogía” advierte que “la atención es para la educación un objeto tan importante que se le debe dedicar un estudio más detenido” (p.60). Del mismo modo y aún antes que él, Comenio afirmaba que los docentes deben empezar por hacer dóciles y atentos a los alumnos. La pedagogía moderna creó dispositivos como el pupitre y el guardapolvo para que la atención de los alumnos no se dispersase. En esta dirección, Anne Querrien (1979) describe cómo las miradas son captadas por la maquinaria del poder disciplinario y organizadas para servirla.(10)
Hoy estos dispositivos disciplinarios se encuentran debilitados en su capacidad de captar atenciones y miradas. En ese marco es que se diluyen y a veces quiebran aquellas referencias que hacían posible la tarea de enseñar y el desafío de educar a las nuevas generaciones.
Cuando se desdibujan los bordes que permiten a los sujetos moverse en un territorio donde las reglas estén claras, se torna difícil constituir una escena educativa. La misma cede entonces su lugar a aquello que irrumpe constituyéndose en un “fuera de escena” hacia donde suelen migrar las atenciones.
Es en esa zona en la que se instala el problema que nos ocupa, como respuesta a aquello que por falta de referencias para significar lo que ocurre nos deja perplejos: “¿Por qué nos sentimos siempre tan desamparados y los acontecimientos para los que siempre deberíamos estar preparados nos dejan sin habla, a veces casi completamente aniquilados? (Meirieu, 2004,12)”(11)
Ante las perplejidades no se trata de reponer nostálgicamente aquella escena que fue posible en otros tiempos, tampoco apelando ilusoriamente a la mediación química de los medicamentos, sino de pensar los modos de conformar una escena posible en las coordenadas de estos tiempos.
Meirieu(12) señala tres condiciones para que un dispositivo pedagógico cumpla su función: afirma que debe permitir la conformación de un espacio sin amenazas, poder constituirse en un lugar en donde el niño pueda aliarse con un adulto contra todas las formas de adversidad y de fatalidad, y que debe ser rico en ocasiones, estimulaciones y recursos diversos.
La apelación al síndrome de desatención es contraria a estas condiciones en tanto que los “niños ADD” se convierten en una amenaza para los adultos y sus compañeros, por cuanto la atención es supuesta más allá de la presencia de un adulto al cual pueda aliarse un niño o un joven y a cambio puede ser químicamente producida, y las ocasiones, estimulaciones y recursos a los que puede apelar la pedagogía se neutralizan en pronósticos que suelen convertirse en una suerte de destinos anticipados que los convierten de antemano en herramientas estériles. Las sentencias se tornan performativas en tanto suelen determinar el rendimiento de los niños y de los jóvenes, por el peso que tiene en ellos el modo en que son mirados por parte de sus maestros y profesores.

Desatención, hiperactividad y recursos simbólicos

Frente al desborde que las mutuas desatenciones producen, el diagnóstico, la medicación y la derivación estarían ocupando el lugar del efecto de sentido, de la función del amor, del velo simbólico promovido por la palabra, el juego, y los contenidos de la cultura, cuyas funciones estructurantes vale la pena recordar.
Siguiendo el recorrido de las razones ya señaladas en las que la desatención se asienta, y habida cuenta del carácter fallido de la respuesta que el ADD ofrece, propongo intervenir:

  • sobre la alteración de las asimetrías desde una perspectiva que no es autoritaria sino democrática y necesaria para lograr que niños y jóvenes puedan hacer y aprender;
  • en las representaciones nostálgicas que suponen que todo tiempo pasado fue mejor;
  • buscando alternativas diversas para producir filiaciones en el propio territorio escolar;
  • modificando los dispositivos que conforman la gramática y la cultura escolar.

Este relato da cuenta de una intervención que requirió también de un más allá de la escena pedagógica, pero que no pretendió disputarle protagonismo sino que se alió a ella. Muchas otras pueden tramitarse al interior del dispositivo pedagógico, apelando a esa obstinación de la que da cuenta el caso.
Entender que se trata de los efectos en la subjetividad de un devenir histórico – político, con sus incidencias en la institución escolar, contribuye a la promoción de una apuesta contraria al desplazamiento del poder educativo hacia un discurso estigmatizante que mercantiliza el padecimiento de muchos niños y jóvenes. En cada movimiento de derivación que deja afuera el campo de la palabra y de las responsabilidades pedagógicas, se produce el debilitamiento de la autoridad educativa.

El niño desbordado que se creía “el jefe del ejército irlandés”, pudo jugar su personaje lidiando contra quienes intentaron estigmatizarlo con la categoría de “hiperkinético”, tan usual en la época en que transcurrió el tratamiento al cual corresponde este relato, como es hoy el ADD. El despliegue del juego a diferencia de lo que puede producir la medicación, construyó en el niño una filiación con una historia que hasta entonces estaba silenciada. El juego durante las sesiones, así como la literatura y los libros de historia en el aula, se constituyeron en inestimables aliados. Allí no se atendió a una identidad apresurada: “el terrible”, “el agresivo”, “el loco”, “el hiperkinético”, lo que permitió hacer derivar la atención hacia sus identificaciones primarias mediadas por el analista y hacia los contenidos de la cultura mediados por el docente que los puso a su disposición. El que podría haber sido hoy un potencial ADD, transcurrió por el jefe del ejército irlandés, paso obligado para producir una filiación, y por la obstinación de la maestra que no dejó de brindar una oferta estimulante que construyó una nueva filiación cultural. Ambas intervenciones se aliaron para que la desatención cediera ante las atenciones pedagógicas.

Experiencia analítica y escolar recreada al servicio de resguardar la identidad de los protagonistas

Notas
(*) Artículo publicado en “DDA ADD, ADHD, como ustedes quieran. El mal real y la construcción social” Gustavo Stiglitz (compilador). Ediciones Grama. 2006.
(1) Perla Zelmanovich es psicoanalista y docente. Desarrolla su labor en el campo de la clínica individual con jóvenes y adultos y en el campo de las prácticas socio-educativas es investigadora principal en el área de educación de FLACSO. En la actualidad trabaja sobre la problemática de la función adulta y de la autoridad pedagógica en el vínculo entre generaciones.
(2) Nombre comercial que recibe el metilfenidato en los países anglosajones y en América latina (Nota de L’Interrogant).
(3) South Park es una serie cómica animada creada por Matt Stone y Trey Parker y distribuida por Warner Bros. Television y transmitida por Comedy Central desde 1997 en Estados Unidos de América y el desaparecido canal Locomotion y por MTV Latinoamérica desde el 2005. Trata sobre las aventuras de cuatro niños que viven en el pequeño pueblo llamado South Park, Colorado. South Park hace sátira y crítica de muchos aspectos de la cultura americana y también sobre eventos recientes, reta las firmes creencias y los tabúes y con frecuencia apela al humor negro.
(4) Referencia tomada del artículo publicado en la revista Psicoanálisis y el Hospital Nº 25: La infancia Amenazada, 2004, Ediciones del Seminario, Buenos Aires: “ADDH: un diagnóstico controversial” (p,87) cuyas autoras son Gabriela Anllo y Melina Caniggia.
(5) ” (…) en los Estados Unidos, en el seguimiento prospectivo de aquellos niños tratados en la infancia con Ritalina, al comprobar que muchos de los actuales adolescentes no sólo son inconsistentes en su relación al saber, sino que tienen conductas impulsivas virulentas, se sugiere una cuidadosa cautela en el diagnóstico y en la indicación de fármaco”. Fragmento extraído de “La desatención del Otro”, Elena Lacombe, en Revista Psicoanálisis y el Hospital, Nº 17 (p.47).Ediciones del Seminario. Buenos Aires. 2000.
(6) Idea que retoma la afirmación de Sigmund Freud sobre las tres “profesiones imposibles”: “educar, curar, gobernar”.Freud S., Obras Completas, Prefacio para un libro de August Aichhorn, T. III, Pág. 309.
(7) Como muchas ciudades de la Edad Media, Valencia estaba rodeada por una muralla en cuya parte exterior había emplazada una fortificación en semicírculo, conocida como luna en términos militares. Al caer el sol, las puertas de la ciudad quedaban cerradas y quien llegaba después debía pasar la noche fuera de ella. No le quedaba otro refugio que el de ese bastión. “Quedarse (o estar) en la luna de Valencia” convirtió así en equivalente de quedar chasqueado, sin poder cumplir un determinado propósito, con la consiguiente desorientación que ello supone. Existe otra versión del dicho, relacionada con el puerto valenciano. Por la precariedad de su muelle, los barcos debían esperar a que la marea les resultara favorable, lo que sucedía de acuerdo con el régimen lunar. Quien se hallaba en esa situación flotaba sin rumbo hasta que las condiciones fueran apropiadas. Estaba pues sujeto a la luna de Valencia. Una vieja copla popular recoge la frase, sin aclarar su origen: “Me diste cite y, ¡cuidado! / te aguardé con impaciencia / la noche entera he pasado / en la luna de Valencia”. (http://www.sermaestro.com.ar/paraelmaestro2.htm).
(8) Este tema fue desplegado por la autora en el texto “Contra el desamparo”, en Enseñar hoy. Una introducción a la educación en tiempos de crisis. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.2003
(9) Juan Federico Herbart (1776-1841) fue filósofo y notable psicólogo que realizó importantes aportes a la pedagogía. La referencia al texto En Bosquejo para un curso de Pedagogía. Ediciones de la lectura (s/f) es tomado del texto de Ana Laura Abramowski “Podrían ser tan amables de dejar de mirar por la ventana y prestarme atención?” (p.97), incluido en el libro “El renegar de la escuela. Desinterés, apatía, aburrimiento, violencia e indisciplina” (2000, Ediciones Homo Sapiens, Rosario, Argentina) cuya autoría comparte con el pedagogo Estanislao Antelo. El artículo permite ampliar referencias históricas y actuales sobre la problemática del “prestar atención” desde una perspectiva crítica.
(10) Abramowski (op.cit.)
(11) MEIRIEU, Philippe (2004) Referencias para un mundo sin referencias. Ed. Grao. Barcelona.
(12) La referencia fue tomada de Daniel Korinfeld (2005) Introducción, en Autoridad, violencia, tradición y alteridad. La pedagogía y los imperativos de la época.Silvia Serra (comp.). Ediciones Novedades educativas. Buenos Aires.