Seleccionar página

Jean-Claude Maleval. Psicoanalista. Miembro de la École de la Cause Freudienne. Profesor de psicología clínica en la Universidad Rennes 2

Interrogado imprevistamente acerca del autismo, en una discusión que sigue a la Conferencia de Ginebra concerniente al síntoma, Lacan parece buscar la especificidad en un disfuncionamiento de la pulsión invocante. Considera que el término mismo de autismo, en su connotación de repliegue sobre sí, implica que ellos “se oyen a sí mismos”. Agrega: “Oyen muchas cosas. Eso desemboca normalmente en la alucinación, y la alucinación tiene siempre un carácter más o menos vocal. Todos los autistas no oyen voces, pero articulan muchas cosas” (1). Esas indicaciones son sorprendentes ya que ninguno de los once niños presentados por Kanner en su artículo fundador presentan alucinaciones (2). En una búsqueda ulterior, efectuada con Eisenberg, basada en cuarenta y dos niños autistas estudiados entre ocho y veinticuatro años, los autores notan que en ningún momento estos niños dieron signo de delirio o alucinación (3). Los trabajos de Asperger confirman esa constatación.

Leer más